Enfermedades

Bilis en el estómago: las principales causas de la aparición y los primeros síntomas.

El reflujo de la vesícula biliar y el reflujo de los contenidos de bilis en la cavidad del estómago son condiciones potencialmente peligrosas y graves que se producen cuando se altera el flujo de la bilis en el sistema digestivo superior.

A menudo, después del reflujo ácido, los síntomas de reflujo biliar y reflujo biliar en el estómago causan inflamación y molestias en el estómago.

Cuando se arroja bilis al estómago, el tratamiento generalmente consiste en administrar algún medicamento al paciente para aliviar los síntomas.

Si un paciente tiene reflujo biliar severo y bilis en el estómago, las causas y el tratamiento de las manifestaciones graves de esta afección pueden requerir diagnósticos adicionales e incluso cirugía para prevenir daños adicionales al sistema digestivo superior.

Es importante identificar a tiempo las causas de dicha enfermedad para la implementación de un tratamiento adecuado y eficaz.

Causas y sintomas

Para ayudar al proceso digestivo, el hígado produce una sustancia ácida, conocida como bilis, que permanece en la vesícula biliar hasta que se necesita para digerir el alimento digerido.

El esfínter pilórico (píloro), ubicado entre el conducto biliar y el duodeno, es la válvula principal que controla el flujo de bilis hacia el sistema digestivo superior.

Cuando esta válvula es defectuosa, hay un reflujo del volumen excesivo de bilis excretada y su inyección en el tracto gastrointestinal, que puede causar inflamación del estómago.

Si el esfínter esofágico no funciona correctamente y la bilis penetra en este órgano, puede producirse una inflamación esofágica y erosión.

En la mayoría de los casos, las personas que se han sometido a una cirugía en el tracto gastrointestinal o que han diagnosticado una úlcera péptica, tienen un riesgo significativamente mayor de reflujo de bilis y la probabilidad de reflujo de bilis.

También es muy común que este tipo de afección pueda ocurrir en pacientes después de una ectomía de la vesícula biliar y en presencia de erosiones en el duodeno.

Otras causas de reflujo de bilis en el área del estómago consisten en espasmos de la vesícula biliar debido al desarrollo de enfermedades hepáticas, situaciones estresantes o sobrecarga emocional simple.

En casos raros, la condición es causada por la extirpación de la vesícula biliar.

El diagnóstico de reflujo biliar se puede hacer a una persona solo después de un examen médico completo y un diagnóstico adecuado de los órganos internos.

Solo un gastroenterólogo con experiencia, después de que el paciente haya superado todas las pruebas, puede responder a las preguntas de por qué ha surgido esta afección y cuáles son sus causas.

Las pruebas y los exámenes, que con más frecuencia incluyen la endoscopia, se usan comúnmente para evaluar el estado del sistema digestivo superior, verificar y confirmar el proceso inflamatorio o la ulceración después de detectar los primeros síntomas.

Debido al riesgo asociado de cáncer de esófago, también se pueden obtener muestras de tejido (biopsias) del esófago para verificar si hay marcadores que indiquen malignidad.

Al arrojar contenido de bilis en el estómago, las personas con a menudo experimentan algunos signos y síntomas que pueden confundirse con el reflujo ácido en el estómago.

Como regla general, en ciertos pacientes con tal reflujo hay molestias en la cavidad abdominal, acompañadas de episodios recurrentes de acidez estomacal.

Otras personas pueden experimentar náuseas u observar ronquera. Debido a las manifestaciones desagradables, los pacientes pueden incluso cambiar su dieta habitual para evitar la aparición de los síntomas anteriores.

Esto, a su vez, puede conducir a la pérdida de peso involuntaria.

Los síntomas de reflujo biliar no deben ignorarse debido a los graves riesgos de complicaciones. Los pacientes que experimentan síntomas crónicos tienen un mayor riesgo de desarrollar gastritis, inflamación gástrica y enfermedad por reflujo gastroesofágico.

El daño extenso al esófago también puede contribuir al desarrollo de estenosis y formaciones malignas del esófago.

Como se señaló anteriormente, la bilis es un líquido producido por el hígado que ayuda al proceso digestivo en el intestino delgado.

La gastritis puede ocurrir cuando esta sustancia ácida fluye de manera anormal hacia atrás desde el intestino delgado y luego ingresa al estómago y al esófago. Esta condición es reflujo biliar.

Los altos niveles de ácido en el estómago debido al reflujo pueden causar irritación severa e inflamación, lo que lleva a sensaciones de dolor en la cavidad abdominal.

La intensidad del dolor de estómago puede variar de leve a grave, dependiendo de la frecuencia y la duración de los episodios de reflujo de bilis en el estómago.

La gastritis causada por el reflujo biliar crónico en el estómago puede provocar síntomas frecuentes de acidez en los pacientes afectados. Los síntomas de la acidez estomacal generalmente incluyen una sensación de ardor en la parte superior del estómago, el pecho o la garganta.

Los pacientes con una condición similar pueden notar que los síntomas de la acidez empeoran después de comer o por la noche.

El contenido de cálculos biliares en el estómago debido al reflujo puede causar una irritación significativa, que puede provocar náuseas o síntomas de vómitos en pacientes con gastritis.

Estos síntomas pueden causar mucha incomodidad a los pacientes y ayudar a reducir el apetito en algunas personas.

El vómito que contiene sangre, o es similar en color y textura a los posos del café, puede indicar un daño grave en los intestinos o el estómago, que debe informarse a un profesional médico inmediatamente después de que aparezcan los primeros signos de enfermedad.

El médico determinará las causas de esta afección y prescribirá el tratamiento requerido.

La bilis es una sustancia ácida, que a veces se lanza al estómago y también ingresa al esófago. Esto puede inflamar la pared delgada del tracto digestivo.

Los pacientes que desarrollan gastritis como resultado de reflujo biliar crónico y reflujo repentino en el estómago pueden experimentar irritación frecuente de la garganta debido a esta condición.

En consecuencia, los pacientes con esta afección pueden experimentar episodios de tos episódicos, que pueden estar acompañados por una voz aguda o ronca.

Cuando se produce una inflamación gástrica, causada por síntomas de gastritis debido al lanzamiento de la bilis en el estómago, puede causar una indigestión grave, una afección también llamada dispepsia.

Como resultado, los pacientes con esta enfermedad pueden experimentar una pérdida de apetito, acompañados por una pérdida de peso significativa e involuntaria.

Como regla general, las personas con reflujo biliar pueden experimentar algo de alivio a través del uso de medicamentos recetados diseñados para inhibir la producción de bilis y reflujo.

Se pueden recetar medicamentos, como el ácido ursodesoxicólico, para mejorar la digestión y aliviar las molestias abdominales.

Las personas que tienen síntomas de síntomas graves de reflujo pueden someterse a una intervención quirúrgica después de detectar manifestaciones graves de la enfermedad.

El procedimiento habitual de este tipo es el siguiente: los médicos intentan redirigir el flujo de bilis desde el estómago al intestino inferior.

Los pacientes con daño en el esófago pueden someterse a un procedimiento quirúrgico conocido como fundoplicatura para aumentar la presión esofágica baja con el fin de inhibir el reflujo ácido del estómago al esófago.

En primer lugar, se recomienda al paciente que realice una ecografía para eliminar la posibilidad de que ocurra una enfermedad como la colelitiasis y determinar el tamaño de la vesícula biliar.

También se puede realizar una ecografía endoscópica. Ayuda a identificar el tamaño de las piedras en la vesícula biliar (por supuesto, si está disponible).

Los medicamentos recetados para tratar el reflujo anterior con mayor frecuencia consisten en ácido ursodeoxicólico, que ayuda a promover la bilis en el tracto digestivo y puede aliviar las molestias asociadas con este trastorno.

A veces, a los pacientes que tienen dificultades para vaciar el estómago se les prescribe una combinación de medicamentos.

La función principal de los inhibidores de la bomba de protones, como Nexium o Prilosek, es bloquear el ácido en el sistema digestivo.

Debido a que el reflujo de bilis en el estómago no es causado por un exceso de ácido en el esófago, los inhibidores de la bomba de protones generalmente no son efectivos para tratar el reflujo de bilis, aunque se pueden usar en combinación con otros medicamentos y terapias para ayudar a reducir algunos de los síntomas asociados con el reflujo.

Entre otras cosas, al paciente se le pueden asignar medicamentos como holeteriki, lo que contribuye a aumentar la motilidad de la vesícula biliar.

Los síntomas del reflujo biliar pueden ser graves. Después de someterse a la terapia con medicamentos y la falta de un resultado positivo, los médicos pueden recomendar un tratamiento quirúrgico.

Hay dos tipos de cirugía, ninguna de las cuales puede garantizarse que tenga éxito. Un tipo de tratamiento para dicho reflujo es la llamada cirugía de sabotaje.

Durante esta operación, los cirujanos extraen parte de la bilis del estómago.

El segundo tipo de cirugía es el tratamiento antirreflujo. Se usa en pacientes con reflujo biliar en el estómago, pero puede ser más exitoso en pacientes con enfermedad de reflujo normal.

El propósito de tal operación es aumentar la presión en el extremo inferior del esófago para reducir la acumulación de bilis y la intensidad de su inyección en el estómago.

Esto se logra cosiendo la parte superior del estómago a la parte inferior del esófago.

También hay muchos remedios caseros que pueden ayudar a los pacientes con reflujo biliar. Los médicos recomiendan que los pacientes duerman con la cabeza en alto para mantener la bilis en reposo durante la noche.

Se recomienda comer porciones más pequeñas de alimentos durante todo el día. Esto ayudará a eliminar el exceso de bilis en el sistema.

La abstinencia de comer alimentos durante al menos tres horas antes de acostarse puede reducir significativamente la probabilidad de arrojar bilis al estómago después de quedarse dormido.

Si el paciente tiene sobrepeso, perder unos kilos reducirá la presión sobre su estómago y otros órganos. Esto puede ayudar a mantener la bilis en reserva.

Es importante, además de esto, evitar comer alimentos que relajen el esfínter del estómago, como la cafeína, el chocolate, los tomates, las bebidas carbonatadas y las especias.

Debe seguir una dieta baja en grasas y reducir el consumo de bebidas alcohólicas.

El tratamiento con medicamentos y métodos quirúrgicos siempre es posible. Sin embargo, puede hacer algunos cambios positivos en su estilo de vida para aliviar los síntomas.

En particular, los médicos recomiendan:

  1. No fumar Si una persona fuma cigarrillos, su producción de ácido estomacal aumenta y su saliva se seca, lo que ayuda a proteger el esófago.
  2. No comas tanto alimento como antes del descubrimiento de la enfermedad. ¿Por qué es esto tan necesario? El hecho es que cuando una persona come grandes porciones de comida, ejerce presión sobre el estómago y, especialmente, sobre el esfínter esofágico, lo que hace que se abra en el momento equivocado.
  3. No se acueste inmediatamente después de comer. Es aconsejable retrasar el tiempo de irse a la cama y quedarse dormido al menos dos o tres horas después de comer.
  4. Reducir la ingesta de grasas. Comer con alimentos ricos en grasa tiene un efecto negativo en el esfínter esofágico, que ralentiza el proceso de digestión. La necesidad de eliminar todos los alimentos grasos del menú es muy alta.
  5. Consuma salvado para mejorar el funcionamiento del tracto gastrointestinal y evitar la formación de sedimentos en el área de la vesícula biliar.

Cambiar la posición del cuerpo durante el sueño también puede aliviar los síntomas después de quedarse dormido. Una persona necesita levantar su cabeza 18 centímetros por encima de la cama.

Esta pendiente y la fuerza natural de atracción pueden prevenir un estado como la inyección de contenido de bilis en la cavidad del estómago.

Las almohadas comunes a menudo no son suficientes para crear el ángulo correcto. Se recomienda comprar una almohada especial en forma de cuña para cambiar la posición de la cabeza durante el sueño.

Si la inyección de contenido de bilis en la cavidad estomacal está relacionada con el proceso de extracción de la vesícula biliar, el paciente debe visitar al cirujano para descartar posibles complicaciones después de la operación, así como un especialista en el campo de la nutrición para asignar una ración dietética adecuada.

Antes de proceder directamente al tratamiento de la afección, es necesario consultar a un médico profesional.

El experto médico intentará determinar las causas exactas de la enfermedad y realizará el diagnóstico correcto para designar aún más el régimen de tratamiento más eficaz.

Complicaciones

Si no comienza a deshacerse de la enfermedad a tiempo o simplemente trata el tratamiento sin cuidado, en el futuro esto puede llevar a las siguientes consecuencias:

  • El esófago de Barrett es una enfermedad potencial de cáncer. La razón - lesión del esófago inferior debido a la bilis que regularmente llega allí.
  • Gastritis por reflujo. Este es el nombre de una enfermedad que causa inflamación de la mucosa gástrica debido a los ácidos biliares.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico. Una enfermedad causada por lesiones en la bilis intestinal.

Diagnósticos

Hay muchas razones por las cuales la bilis se acumula en el estómago. La detección temprana de un problema contribuye a determinar el curso del tratamiento y prevenir enfermedades más graves.

Métodos médicos para detectar la bilis en el estómago:

  1. esofagogastroduodenoscopia,
  2. ecografia abdominal,
  3. ultrasonido (ultrasonido),
  4. ecografía dinámica
  5. prueba de hidrógeno
  6. Gastrografia de rayos x
  7. sonando duodenal,
  8. cholescintigrafía,
  9. hipercinesia
  10. pruebas de laboratorio.

En la endoscopia moderna para investigación es necesario raspar el tejido del estómago y tomar una muestra de su contenido. Durante el estudio del jugo gástrico se detectan bilis. En presencia de patología, la endoscopia permite detectar los siguientes cambios:

  • estrechamiento de la luz del duodeno,
  • motilidad intestinal deteriorada,
  • debilitamiento de la propulsión del órgano,
  • atrofia epitelial.

La ecografía, por regla general, se lleva a cabo con el estómago vacío y después de comer. Esto se hace para averiguar el diámetro del conducto biliar en ambos casos.

Gracias a la gastrografía de contraste, es posible determinar el estado de las paredes del estómago, identificar patologías y reflujo esofágico-gástrico.

Cuando se trata el reflujo biliar, no se debe olvidar que es un síndrome y no una enfermedad separada. Si no elimina la causa de su aparición, entonces la persona tendrá que vivir con él toda la vida. Sin embargo, el tratamiento sintomático es necesario porque mejora la condición del paciente, previene la acumulación de bilis y previene otras enfermedades que pueden ocurrir en el futuro.

Todo el tratamiento debe ser coordinado con su médico. El autotratamiento en tal situación está estrictamente prohibido, ya que solo puede agravar la situación y llevar a complicaciones. Solo un buen especialista es capaz de identificar los signos y la causa de la enfermedad y prescribir el tratamiento necesario para usted.

El tratamiento con métodos no convencionales también debe coordinarse con el médico.Si permite que se beban infusiones de hierbas, es solo como un tratamiento auxiliar, y no como el principal. Además, no olvide que a algunas personas les está prohibido tomar una variedad de decocciones de hierbas, ya que pueden causar alergias.

Uno de los principales métodos de tratamiento es una nutrición adecuada. Se recomienda que el paciente coma en pequeñas porciones 5-6 veces al día. El paciente necesita cambiar su dieta habitual y eliminar de él alimentos grasos, fritos, salados y ahumados, condimentos picantes, así como bebidas alcohólicas y carbonatadas.

Además, debe eliminar el uso de grasas animales, caldos grasos. Para mejorar el rendimiento de los intestinos y prevenir la aparición de sedimentos en la vesícula biliar, el paciente debe comer más salvado, y productos como peras, sandías, calabazas, calabacines, frutas secas y miel son ideales para normalizar el vaciado intestinal.

Prevención

¿Sospechas que en el futuro puedes tener reflujo biliar? Para evitar esto, usa estos consejos:

  • Comer bien para el desayuno. Reemplace los sándwiches y otros alimentos chatarra con gachas saludables.
  • No comer en exceso, especialmente en la noche. Trate de levantarse de la mesa con un poco de hambre, después de 10 minutos este sentimiento pasará.
  • Deje de fumar y reduzca la cantidad de alcohol consumido (o mejor dicho, abandónelo por completo).
  • Reemplace el té y el café con jugos frescos y agua mineral.

Estas reglas simples pueden protegerlo de enfermedades inminentes. Si ha leído el artículo y siente que puede ingresar a la zona de riesgo, comience a seguir los consejos anteriores a partir de hoy. No postergue su atención médica para mañana, tome el mantenimiento preventivo ahora mismo para no tener que lamentarse en el futuro.

Si la información presentada en este texto es de su interés, asegúrese de compartirla con su familia y amigos, para que también aprendan por qué es peligrosa la bilis en el estómago, qué la causa y también para encontrar formas de resolver este problema.