Diarrea

Causas de las heces líquidas en un adulto: diagnóstico de trastornos en el cuerpo, tratamiento y dieta.

Si no encontró la información necesaria entre las respuestas a esta pregunta, o si su problema es ligeramente diferente al presentado, intente hacerle al médico otra pregunta en esta página si se trata de la pregunta principal. También puede hacer una nueva pregunta y, después de un tiempo, nuestros médicos la responderán. Es gratis También puede buscar la información necesaria en preguntas similares en esta página o en la página de búsqueda del sitio. Estaremos muy agradecidos si nos recomienda a sus amigos en las redes sociales.

Medportal 03online.com lleva a cabo consultas médicas en el modo de correspondencia con los médicos en el sitio. Aquí obtienes respuestas de practicantes reales en tu campo. Actualmente, el sitio puede recibir consultas en 45 áreas: alergólogo, venereología, gastroenterología, hematología y genética, ginecólogo, homeópata, ginecólogo infantil dermatólogo, neurólogo infantil, cirugía pediátrica, endocrinólogo pediatra, nutricionista, inmunología, enfermedades infecciosas, cardiología, cosmetología, logopeda, Laura, mamólogo, abogado médico, narcólogo, neuropatólogo, neurocirujano, nefrólogo, oncólogo, oncólogo, cirujano ortopédico, oftalmólogo, pediatra, cirujano plástico, proctólogo, Psiquiatra, psicólogo, neumólogo, reumatólogo, sexólogo-andrólogo, dentista, urólogo, farmacéutico, fitoterapeuta, flebólogo, cirujano, endocrinólogo.

Respondemos el 95.05% de las preguntas.

¿Qué son las heces sueltas?

Una enfermedad para la cual es característica la aparición de heces líquidas o espumosas se denomina diarrea en la práctica médica. Este síndrome a menudo se acompaña de dolor en el tracto intestinal, malestar estomacal o fiebre. Las posibles causas de diarrea aguda o crónica son las infecciones intestinales y la intoxicación alimentaria.

Las heces no formadas en un adulto durante mucho tiempo son un síndrome muy peligroso que puede provocar deshidratación y problemas de salud graves. La violación del equilibrio de agua y sal en el cuerpo amenaza con el desarrollo de cambios patológicos irreversibles, por lo tanto, si encuentra signos de indigestión, debe buscar ayuda médica de inmediato.

Las heces acuosas causan una serie de razones, la más común de las cuales se consideran trastornos intestinales debido a la mala calidad o la comida en mal estado, así como infecciones agudas como la salmonelosis y la disentería. Las enfermedades inflamatorias crónicas pueden afectar la aparición de diarrea o heces líquidas. La aparición de diarrea acuosa prolongada también se ve afectada por otros factores:

  • la respuesta del cuerpo a la medicación,
  • trastornos metabólicos
  • síntomas de disbiosis
  • enfermedades crónicas del tracto digestivo,
  • estrés
  • síndrome del intestino irritable
  • gusanos
  • derrotar a la mucosa intestinal,
  • alergias alimentarias

Heces líquidas adultas durante mucho tiempo.

Con una alta frecuencia de heces en pacientes adultos, hay complicaciones en el tracto gastrointestinal, que se acompañan de vómitos y otros síntomas desagradables. En algunos casos, las heces líquidas se consideran normales, por ejemplo, durante el embarazo. Todos los demás antecedentes indican malestar intestinal, por lo que la diarrea infecciosa abundante con un olor fétido solo se puede detener con terapia.

Las heces blandas en adultos durante mucho tiempo se consideran una condición adversa que causa signos de deshidratación. Para prevenir las heces líquidas, los médicos recomiendan que los hombres y las mujeres se adhieran a varias reglas. Asegúrese de lavar frutas y verduras antes de las comidas y cocinar carne o productos lácteos. Es importante verificar siempre la fecha de vencimiento de los productos comprados y, en cualquier caso, no utilizar alimentos en mal estado.

Heces sueltas pero no diarrea

Pocas personas lo saben, pero hay una diferencia entre las heces líquidas y la diarrea. En una persona sana, la asignación de defecación ocurre una o dos veces al día, lo que se considera la norma. Un aumento en la cantidad de líquido provoca un cambio en la consistencia de las heces, lo que indica problemas de salud. A diferencia de la diarrea, que es temporal, la duración de este fenómeno es de un par de semanas.

Las heces líquidas son una enfermedad crónica que, sin un tratamiento adecuado, puede convertirse en un compañero constante de una persona. Esta reacción por parte del cuerpo a veces surge debido a un cambio drástico en la dieta, por ejemplo, el vegetarianismo. En este caso, el color de las heces tendrá un tinte verdoso, lo que indica una gran cantidad de fibra absorbida. La causa de la necesidad constante de ir al baño puede ser una infección, por lo que es posible normalizar el trabajo del intestino solo después de someterse a un tratamiento.

Gira el abdomen y las heces sueltas.

El estrés, comer en exceso, la intoxicación alimentaria puede hacer que el estómago se tuerza. Sin embargo, si también se agregan heces semilíquidas a este síntoma, existen motivos de preocupación. A diferencia de los niños pequeños, la aparición de secreciones pastosas permanentes en un adulto durante la semana indica violaciones en el trabajo del estómago. La consistencia de las masas fecales al mismo tiempo puede tener un aspecto diferente dependiendo de la causa de la enfermedad. El excremento de líquido frecuente causa:

  • enfermedades oncológicas
  • infección intestinal
  • Enfermedad de Crohn
  • úlcera estomacal
  • apendicitis

Algunas personas sufren molestias diarias en el abdomen por la mañana. Este problema no tiene afiliación de género; tanto mujeres como hombres se ven igualmente afectados por él. Los factores patológicos de incomodidad, que pueden ir acompañados de flatulencia, se consideran la patología de los órganos abdominales u otros sistemas. Los pacientes tienen dolores somáticos y viscerales.

El primer tipo es característico de la irritación de la mucosa gastrointestinal, que es un compañero frecuente de gastritis crónica. La incomodidad en el abdomen se vuelve regular, envenenando la vida de una persona. Los dolores viscerales aparecen debido a la reacción de las terminaciones nerviosas a varios estímulos. Con esta patología, el malestar no se localiza en diferentes lugares.

El estómago no duele, pero las heces son líquidas.

Un trastorno de indigestión caracterizado por la ausencia de manifestaciones de diarrea, como la temperatura, indica la presencia de un proceso patológico en el cuerpo humano. En el caso de intoxicación alimentaria leve, la diarrea líquida sin dolor abdominal debería desaparecer por sí sola en un par de días. Si la situación se mantiene sin cambios durante un período prolongado, existen muchas razones para buscar ayuda médica.

La infección por rotavirus en la mayoría de los casos ocurre entre niños pequeños. Sin embargo, los adultos también pueden verse afectados. Los médicos saben exactamente qué hacer con las heces líquidas, por lo que si sospecha una infección, debe ir inmediatamente al hospital. Ocasionalmente, aparecen secreciones de gachas debido al estrés severo o la tensión nerviosa. Para resolver el problema, al menos debe cambiar temporalmente el tipo de actividad.

Heces amarillas líquidas

El color de las heces puede decir mucho sobre la salud de una persona. Entonces, si un paciente tiene regularmente heces líquidas negras, entonces hay una úlcera abierta en el estómago. Las heces amarillas y verdes son características de la infección bacteriana, en la que una persona se ve obligada a ir al baño de seis a diez veces al día. Si surge algún problema, el cuerpo tiende a eliminar las invasiones negativas a través de la boca o el ano. Las heces de una consistencia líquida con impurezas de moco o sangre es un síntoma grave, cuando aparece, llame a un médico.

La diarrea líquida después de cada comida se llama diarrea funcional. Esta reacción del cuerpo a la comida indica violaciones de los intestinos. Pueden ser tanto temporales como permanentes. Las causas probables de las heces líquidas son: disbacteriosis, infección intestinal o una "enfermedad del oso". Si el cuerpo no hace frente a la digestión de los alimentos, tratará de limpiar el tracto digestivo, lo que conduce a la diarrea.

Diarrea y gases

La flatulencia y la diarrea a menudo aparecen juntas debido al funcionamiento interrelacionado de todos los sistemas del tracto gastrointestinal. Con la acumulación de gases en el intestino, se desencadenan procesos patológicos en el cuerpo que interfieren con su funcionamiento normal. Por lo tanto, pronto una persona tiene diarrea. Para un niño en los primeros meses de vida, esta situación se considera normal. En cuanto a los adultos, las heces verdes líquidas y las flatulencias señalan la presencia de enfermedades como hepatitis o disbiosis.

Con impurezas de sangre

Las impurezas de la sangre en las heces son un síntoma desfavorable que puede ser causado por dolencias de varios departamentos del tracto gastrointestinal. La descarga no siempre es visible para el ojo, a veces para su detección requiere pruebas de laboratorio especiales. Sin embargo, si las impurezas de la sangre son visibles, entonces la localización del daño está al nivel del intestino. Los rastros de sangre fresca en las heces líquidas indican fracturas en el ano o hemorroides.

Causas de heces sueltas una vez a la semana.

Las naturalezas neurogénicas pueden aparecer como resultado de situaciones estresantes, experiencias o miedo. Para determinar con mayor precisión por qué aparecen las heces líquidas una vez por semana, debe prestar atención a su estilo de vida. Hay una cierta categoría de personas en quienes el estrés puede tener un efecto específico. Por eso, la regulación del buen funcionamiento del intestino está desactivada. Como resultado, el cerebro a través de las influencias nerviosas y hormonales está directamente asociado con los órganos digestivos, y cada situación estresante afecta el funcionamiento de los intestinos, lo que provoca la aparición de diarrea.

En el caso de que una persona sea sometida a algunos efectos neurogénicos una vez a la semana, tiene actos más frecuentes de defecación y deposiciones sueltas. Los expertos creen que la "enfermedad bajista" o la "diarrea nerviosa" se heredan. Si la diarrea provocada por un estado psicoemocional ocurre solo una vez a la semana o menos, irá acompañada de los siguientes síntomas:

  • La frecuencia de las heces no es más de 3-5 veces al día, y su consistencia no solo puede ser muy líquida, sino también blanda,
  • En las masas fecales, puede aparecer tenesmo, que generalmente no tiene una manifestación pronunciada,
  • No hay inclusiones de sangre, moco, grasa o pus en las heces.
  • Con un signo tan patológico como la diarrea, que ocurre una vez a la semana, las sensaciones dolorosas durante los actos de defecación son leves, pero la formación de gases, que conduce a la hinchazón, aumenta.

Además, la diarrea, que ocurre una vez por semana por razones neurogénicas, ocurre solo después de una comida. Este tipo de patología no requiere tratamiento específico. Basta con reconsiderar su estilo de vida y comenzar a estar más tranquilo con situaciones estresantes.

Diferencia en heces sueltas de diarrea en adultos

En un estado normal, la descarga en un adulto ocurre hasta 2 veces al día con una cantidad promedio, con una consistencia de líquido no mayor al 80%.

Cuando hay un aumento en el líquido en las masas fecales, entonces en tal situación se puede hablar sobre el problema de las heces líquidas.

Es posible diferenciarlo de la diarrea en términos de: las heces líquidas tienen principalmente un curso crónico, es decir, duran 15-20 días o más.

La diferencia es que la diarrea se caracteriza por un carácter más intenso. Las heces sueltas ocurren debido a algunos factores provocadores:

  • Cambia la dieta. En primer lugar, debe concentrarse en cambiar su propia dieta: esta es la causa más común de heces líquidas en un adulto. Los cambios nutricionales deben diferenciarse de los síntomas de la enfermedad. Por ejemplo, el paciente comenzó a seguir una dieta que incluye un número significativo de fibras vegetales y fibra. Las heces sueltas, pero no la diarrea, a menudo se observan en adultos que han decidido cambiar a comida vegetariana. Del mismo modo, el malestar también es probable cuando una persona se mudó hace relativamente poco tiempo a otra localidad, pero aún no pudo acostumbrarse a la comida desconocida.
  • Enfermedades crónicas del tracto gastrointestinal de naturaleza inflamatoria. Las heces líquidas se forman como resultado de enfermedades del páncreas o después de la extracción de la vesícula biliar. Además, a menudo los síntomas se hacen sentir después de la resección intestinal.
  • Infecciones Las enfermedades infecciosas lentas del tracto gastrointestinal pueden crear las condiciones para la formación de heces líquidas, pero no la diarrea. A menudo, esto incluye una variedad de invasiones parasitarias.
  • Las heces sueltas, pero no la diarrea, en algunas situaciones van acompañadas del uso de ciertos medicamentos.

Las heces sueltas son a menudo un síntoma lento sin un proceso patológico concomitante pronunciado.

La principal diferencia radica en el hecho de que durante la diarrea con mayor frecuencia hay un aumento de la temperatura, hay sensaciones dolorosas pronunciadas cerca de los intestinos.

Heces acuosas: peligrosas o no

La aparición de heces sueltas en todos los casos es alarmante, ya que es prácticamente imposible diferenciar de inmediato un trastorno alimentario menor de una enfermedad peligrosa.

Es posible reconocer un proceso patológico más peligroso debido a la presencia de síntomas alarmantes generales, diagnóstico y una historia completa de la vida, la dieta y las enfermedades que tiene el paciente.

Las heces acuosas en adultos no se consideran un síntoma de una enfermedad peligrosa en tales situaciones:

  • Si un adulto consume una cantidad significativa de alimentos a base de plantas (en particular, productos alimenticios con alto contenido de fibra) y bebe una gran cantidad de líquido (su exceso contribuye a la dilución de las heces). Cuando el paciente recupera su propia nutrición, los movimientos intestinales se normalizarán.
  • Durante la disbiosis. Por ejemplo, si una persona ha sido tratada durante un período prolongado con antibióticos, que son eliminados por microorganismos positivos en el tracto gastrointestinal. A pesar de la aparición de síntomas, la disbacteriosis rara vez provoca efectos adversos y cambia el bienestar del paciente, aunque en algunas situaciones dura más de 7 días. Para eliminar la condición y acelerar la recuperación, los expertos recomiendan usar productos que contengan microorganismos beneficiosos.
  • Durante un cambio brusco en la dieta. La situación a menudo le sucede a las personas que vienen a otro país y prueban productos alimenticios desconocidos. El tracto gastrointestinal no está acostumbrado a tales alimentos y el período inicial de tiempo reaccionará a una nueva dieta por la falla de la secreción de enzimas, aumento de la motilidad. Con el tiempo, el cuerpo se acostumbrará y el funcionamiento de los órganos volverá a la normalidad.
  • Cuando la diarrea del viajero se prolonga por un período prolongado y aumentan los síntomas de intoxicación general (temperatura, diarrea, reflejo nauseoso, escalofríos), es necesario excluir el origen infeccioso del proceso patológico. Un factor menos común en la aparición de trastornos de las heces, en particular cuando se trata de heces sueltas en un bebé, son las alergias alimentarias.

La condición difiere de la diarrea en ausencia de violaciones significativas del bienestar general y las posibles manifestaciones cutáneas de una reacción alérgica.

Es necesario comprender la diferencia entre la reacción alérgica ordinaria y la susceptibilidad alimentaria de algunos productos alimenticios o sus componentes, por ejemplo, la lactosa (intolerancia a los productos lácteos).

Un factor provocador del estado se considera una disminución en la concentración o la ausencia casi total de enzimas que descomponen el azúcar de la leche.

La susceptibilidad a varios productos en algunos casos es un factor en la formación de enfermedades peligrosas, por ejemplo, la enfermedad celíaca.

Se detecta un proceso patológico en los niños cuando la diarrea espumosa y fétida aparece repentinamente en un bebé después de la introducción de alimentos complementarios o alimentos complementarios como papillas de cereales que contienen gluten.

En algunas situaciones, las heces frecuentes aparecen debido a causas no relacionadas con la actividad del tracto gastrointestinal, por ejemplo, durante la ansiedad. Un tipo nervioso de diarrea ocurre durante un período de experiencia intensa.

La sintomatología está interrelacionada con el trastorno del ajuste nervioso de la motilidad y su aceleración.

Es fácil identificar la diarrea "nerviosa": se forma en un paciente en situaciones estándar, no produce cambios en el estado general y no ocurre en un estado tranquilo.

La falla en el funcionamiento adecuado del intestino a menudo se manifiesta como síntomas de enfermedades extremadamente peligrosas.

En este caso, es necesario diferenciar la diarrea de las heces sueltas, así como establecer un diagnóstico y seleccionar la terapia adecuada.

Las causas de la formación de diarrea patológica:

  • Salmonelosis Las masas fecales durante la enfermedad tienen un tono verde oscuro (pantano) que se asemeja al exudado. En algunos casos, con impurezas sanguíneas. En situaciones difíciles, hay una violación de la condición general: hay temperatura, escalofríos, letargo. Otros síntomas incluyen dolor severo en la cavidad abdominal, náuseas, reflejo nauseoso.
  • Disentería. Las heces son acuosas, con una cantidad significativa de moco, con manchas de sangre, probablemente pus. Hay un cambio en la condición general.
  • Fiebre tifoidea. Cal liquido. La enfermedad se asocia con la aparición de una erupción característica y un cambio en el bienestar general.
  • Cólera La silla es líquida, pierde rápidamente su color y parece una decocción de arroz. Una enfermedad peligrosa a menudo provoca deshidratación completa y puede causar la muerte.
  • En adultos, la diarrea puede ocurrir durante enfermedades hepáticas, incluida la hepatitis viral. El fracaso del vaciado normal puede ocurrir después de la cirugía en la vesícula biliar, el páncreas. Los síntomas de la diarrea apenas se pueden llamar: la silla a menudo es blanda, no más de 3-4 veces al día.
  • El peligro es la diarrea negra, que se acompaña de un dolor agudo en la cavidad abdominal. La melena (heces negras con sangre) es el síntoma principal de sangrado en el tracto digestivo. El estado de salud durante la enfermedad se deteriora rápidamente: la piel del paciente se pone pálida, la presión arterial baja y el pulso se acelera. El sangrado en el tracto gastrointestinal requiere tratamiento quirúrgico de emergencia, por lo tanto, si se presentan síntomas, es necesario consultar a un especialista sin demora.
  • Las heces líquidas negras pueden formarse después de comer una cantidad significativa de productos de sombra oscura que contienen fibra, como los arándanos o las moras azules. La diarrea no puede llamar a tal fenómeno: un aumento en las heces se observa solo 1-2 veces.

Diferencias de tratamiento

Las heces sueltas y la diarrea también varían en la terapia. El tratamiento de las heces sueltas, pero no la diarrea, consiste principalmente en ajustar su propia dieta.

Para las heces sueltas, pero no para la diarrea, se recomienda consumir:

  • Más gachas que se cocinan en agua, pero las gachas de arroz y la decocción serán especialmente útiles.
  • Todos los días, coma yogur o kéfir con bifidobacterias (ayudan a normalizar los procesos digestivos).
  • Desde productos cárnicos hasta el uso de variedades de productos cárnicos bajos en grasa, que se cuecen al vapor.
  • Debe beber gelatina, el efecto de fijación especialmente efectivo es diferente de la gelatina de arándano.
  • No coma alimentos grasos, ya que provoca una liberación de bilis.
  • Excluya los productos que provocan una mayor formación de gases dentro de los intestinos.
  • Debería consumir más líquido.
  • En presencia de intolerancia a la lactosa (disminución de la enzima lactasa dentro del cuerpo), limite o elimine el consumo de leche. Básicamente, los síntomas de heces sueltas, pero no diarrea, pasarán de inmediato. Si vuelve a consumir leche nuevamente, puede experimentar síntomas desagradables.

Por lo general, en la mayoría de los casos, la patología se va en esta etapa y no necesita una terapia especial.

La diferencia es que para el tratamiento de la diarrea en un adulto, a menudo se necesita una terapia específica, al menos, el uso de remedios contra la diarrea.

Además, el especialista puede recomendar los medios de la terapia popular.

Cuando la diarrea puede causar deshidratación, el paciente debe ser hospitalizado y la solución electrolítica inyectada a través de goteros intravenosos.

De esto se deduce que el borde de los procesos normales y patológicos es extremadamente borroso y no en todos los casos se puede demarcar claramente.

La identificación de los factores provocadores de la enfermedad en un adulto y su terapia se lleva a cabo individualmente, en función de los datos de las pruebas y el bienestar general del paciente.

La diferencia radica en el hecho de que las heces líquidas son casi normales en su origen, la diarrea en un adulto generalmente necesita terapia de emergencia.

Las heces líquidas, que duran mucho tiempo sin ningún síntoma desagradable concomitante, hablan de las características personales del organismo.

Descripción de la enfermedad

La diarrea se refiere a la condición de una persona en la que las heces líquidas se secretan varias veces al día. Este estado tiene 2 formas:

  • agudo La diarrea no puede parar hasta dos semanas.
  • crónico La diarrea puede durar más de dos semanas.

La diarrea no se considera una enfermedad separada. Más bien, es un síntoma que indica cualquier mal funcionamiento del tracto gastrointestinal. La diarrea puede desencadenarse por varias causas. Se manifiesta en adultos, niños. Condición desagradable, trae muchas molestias, si ocurre en adultos. Pero, si se observa en un niño, los padres están abrumados por la ansiedad y no en vano.

La diarrea puede ocurrir cada hora con el síndrome del intestino irritable. La diarrea frecuente puede ser una consecuencia de la actividad vital de los patógenos infecciosos, los parásitos.

No puede prestar atención a la indisposición, que dura de 1 a 2 días, pero si la diarrea no puede detenerse al sexto día, debe comunicarse con un especialista. Si no busca ayuda de manera oportuna, pueden ocurrir varias complicaciones. Es muy importante saber por qué ocurre la diarrea a largo plazo, cómo deshacerse de la diarrea.

Si en la presencia de diarrea en un adulto no hay dolor en el estómago, el propio cuerpo limpia el tracto digestivo de toxinas, moco y productos podridos que se acumulan después del estancamiento dentro del tracto. Tal trastorno funcional puede pasar el segundo día después de la dieta. Si la diarrea se retrasó por 4 días o más, comuníquese con un especialista.

¿Por qué ocurre la diarrea?

La diarrea que dura de 1 a 2 días y no causa dolor puede desencadenarse por:

  • intoxicación alimentaria
  • envenenamiento por alcohol

Se pueden observar heces sueltas durante 1, 2, 3 días durante el embarazo y la menstruación. Se limpia el cuerpo, luego se ajusta el trabajo del tracto gastrointestinal.

  • neurosis
  • intoxicación alimentaria
  • intolerancia a ciertos alimentos,
  • aclimatación del cuerpo
  • Medicamentos a largo plazo que provocan diarrea (anticoagulantes, laxantes, sustitutos de azúcar sintéticos, medicamentos antiarrítmicos).

La diarrea, que surgió por una de estas razones, pasa muy rápido, literalmente en 3 a 4 días. Si la diarrea desencadena uno de estos factores, no será difícil calcularlo. Si no experimenta un trastorno en las heces después de 3 a 4 días, busque la ayuda de un especialista.

La diarrea semanal puede indicar una de las siguientes enfermedades:

  • infección intestinal (rotavirus, gripe, cólera),
  • disentería
  • tuberculosis intestinal
  • Salmonella
  • exacerbación de la enfermedad crónica existente (disbacteriosis, colitis),
  • deficiencia enzimática

Infecciones intestinales

Existe una amplia variedad de todo tipo de infecciones intestinales, que son potencialmente peligrosas para los humanos y pueden provocar diarrea cuando se ingieren. Muy a menudo, ingresan al tracto gastrointestinal a través de la boca, junto con alimentos de baja calidad, agua contaminada, etc.
En medicina, tales infecciones generalmente se dividen en:
1. Parásito.
2. Viral
3. Bacterias

Infecciones parasitarias
Entre las infecciones parasitarias, la disentería amebiana juega el papel principal. Se caracteriza por el hecho de que aproximadamente una semana después de la infección, comienzan a aparecer los primeros síntomas no específicos de inflamación del intestino grueso: debilidad, dolor en la parte inferior del abdomen, un ligero aumento de la temperatura. Estos síntomas están acompañados de diarrea. En el futuro, hay un aumento en el hígado, y con el tiempo se desarrolla anemia y agotamiento.

Infecciones bacterianas
Disentería Shigella
La disentería bacteriana suele ser un signo de infección del tracto intestinal por bacterias del género Shigella. El período de incubación en este caso dura de un día a una semana. La forma típica de disentería comienza de manera aguda y se manifiesta con fiebre, pérdida de apetito, dolores de cabeza, presión arterial baja y signos de lesiones gastrointestinales. Dolor abdominal, primero sordo, extendido por todo el abdomen, persistente. Luego se vuelven más agudos, calambres y localizados ya en la parte inferior del abdomen, a menudo por encima del pubis o hacia la izquierda.

Aparece tenesmo: doloroso impulso falso de vaciar el intestino, que no se acompaña de defecación. Además, el dolor característico, que produce dolor en el sacro en el recto que se produce durante las deposiciones, y dura entre 10 y 15 minutos después. La silla se vuelve frecuente hasta 10 veces al día y más. En las heces aparecen impurezas de sangre y moco. En casos más severos, aumenta la cantidad de moco con sangre.

Salmonelosis
Un peligro separado es la infección bacteriana del intestino causada por salmonella. Las manifestaciones clínicas de la salmonelosis son variadas: desde formas graves, que se convierten en intoxicación sanguínea, hasta el transporte asintomático de agentes infecciosos.

Se distinguen los siguientes tipos de salmonelosis:
1.Forma gastrointestinal
La salmonelosis en la forma gastrointestinal comienza con mayor frecuencia de forma aguda, acompañada de diarrea (heces acuosas fétidas de un tono verdoso) y vómitos profusos.
Los siguientes síntomas también son característicos:

  • dolor, retumbos e hinchazón,
  • debilidad
  • dolores de cabeza
  • mareos
  • aumento de temperatura hasta 38-40 ° С
  • escalofríos
  • dolor en las articulaciones y músculos
  • calambres musculares de las extremidades.

2.Forma tifoidea
Esta forma de salmonelosis comienza de la misma manera que la gastrointestinal, pero se caracteriza por fiebre durante 10-14 días, agrandamiento del bazo y el hígado. Además, los síntomas de intoxicación general del cuerpo son más intensos: letargo, dolor de cabeza, etc. También a veces aparece una erupción en la piel.

3.Forma séptica
La forma séptica de la salmonelosis se considera una de las más peligrosas, ya que después de un período inicial corto y agudo, se desarrolla rápidamente la imagen de una infección sanguínea general.

Infección viral
Las infecciones virales del intestino son la causa principal de heces líquidas en niños menores de dos años. Entre la población adulta, esta causa de diarrea es menos común, debido a la mayor actividad del sistema inmune del cuerpo.

Infección por rotavirus
El curso general de la enfermedad con lesiones de rotavirus es cíclico:
1. El período de incubación es de 1 a 5 días.
2. El período agudo es de 3 a 7 días (con un curso severo, más de una semana).
3. El período de recuperación dura unos 4-5 días.

La infección por rotavirus se caracteriza por un inicio agudo, que se acompaña de vómitos, un fuerte aumento de la temperatura y diarrea. A menudo hay heces muy características que se vuelven de color amarillo grisáceo y una consistencia similar a la arcilla en el segundo o tercer día de la enfermedad.

Además, la mayoría de los pacientes tienen secreción nasal, enrojecimiento de la garganta y dolor al tragar. En el período agudo, desaparece el apetito, aparecen debilidad, fatiga y apatía. Las observaciones a largo plazo indican que los brotes más grandes de infección por rotavirus ocurren durante o justo antes de la epidemia de gripe. Por esta razón, la enfermedad ha recibido el nombre informal de "gripe intestinal".

Infección por adenovirus
El período de incubación de esta enfermedad es de 1 día a 2 semanas. La patología casi siempre comienza de forma aguda, con un fuerte aumento de la temperatura.

Cuatro síntomas son característicos de la infección por adenovirus:

  • rinitis
  • faringitis
  • conjuntivitis
  • fiebre

Además, se observan síntomas de intoxicación corporal general: dolor de cabeza, pérdida de apetito, fatiga, somnolencia. Un síntoma constante y principal de esta patología es la tos seca paroxística, que se humedece después de 3-5 días y puede durar de 2 a 3 semanas. Con la derrota del adenovirus, el dolor gastrointestinal ocurre en el abdomen y la disfunción intestinal en forma de diarrea, que es especialmente característica de los niños pequeños.

Intoxicación alimentaria o intoxicación alimentaria

Además de las formas anteriores de infecciones intestinales específicas, las heces sueltas pueden ser causadas por otros microorganismos. Este grupo de enfermedades se une bajo el nombre general de infecciones por alimentos. Los síntomas de dicha intoxicación alimentaria son diarrea, náuseas, vómitos, dolor recurrente y calambres abdominales.

En algunos casos, estas manifestaciones pasan por sí solas dentro de 1-2 días y no requieren tratamiento especial. Sin embargo, si los síntomas que le preocupan no se detienen después de dos días, y se desarrolla deshidratación (mareos, boca seca, orina de color amarillo oscuro, disminución de la frecuencia y el volumen de la micción), debe consultar a un médico.

Disbacteriosis

La disbacteriosis es una violación de la composición de la microflora normal del intestino, por ejemplo, con terapia antibiótica intensiva. Los microorganismos más importantes de nuestro tracto gastrointestinal son las bifidobacterias y los lactobacilos.

Los principales síntomas de la disbiosis son dolor e hinchazón en el abdomen, así como diarrea. La defecación en tales pacientes aumenta considerablemente, y las heces tienen un color verdoso, una consistencia pastosa y un olor fétido. Debido a la alta frecuencia de evacuaciones intestinales, las heces gradualmente se vuelven acuosas. Los pacientes desarrollan flatulencia (aumento de gases). El estómago está fuertemente hinchado, su constante retumbar es característico. Además, los pacientes han reducido mucho el apetito, hay malestar, debilidad severa, dolores de cabeza y disminución del rendimiento. Para la corrección de la disbiosis, prescriba medicamentos que contengan las bacterias "correctas", por ejemplo, bififormes.

Enfermedades crónicas de los órganos digestivos.

Gastritis
La gastritis se llama inflamación de la mucosa gástrica. Si las heces líquidas van acompañadas de náuseas, vómitos y dolor "debajo de la cuchara", esto es un signo de la derrota del estómago, como una de las partes iniciales del tracto digestivo del cuerpo.

Además, la gastritis se manifiesta:

  • por el peso y la sensación de presión en el estómago, que aparecen o aumentan durante o poco después de comer,
  • eructos, eructos,
  • un sabor desagradable en la boca
  • ardor en la región supra umbilical,
  • acidez estomacal

Enteritis
Si las heces sueltas son lo suficientemente abundantes, pero no muy a menudo, lo más probable es que el intestino delgado también esté involucrado en el proceso patológico, cuya inflamación se llama enteritis.

En forma aguda, esta patología se manifiesta por dolores repentinos (con mayor frecuencia en el medio del abdomen), vómitos, diarrea, fiebre. En casos graves, se pueden observar síntomas graves de intoxicación general del cuerpo, trastornos cardiovasculares e incluso signos de deshidratación.

En la enteritis crónica, los pacientes se quejan de náuseas, debilidad, dolor leve en la región umbilical, ruidos en los intestinos y diarrea ocasional.

Debe tenerse en cuenta que en muchos casos estas dos enfermedades ocurren juntas, combinando todos los síntomas anteriores. En tal situación, hablan sobre el desarrollo de la gastroenteritis.

Úlcera péptica
El síntoma principal de las úlceras estomacales es el dolor en la parte superior del abdomen en el centro. Como regla general, dicho dolor ocurre durante una comida o inmediatamente después de una comida. Este síntoma le permite distinguir esta patología de las úlceras duodenales, que se caracteriza por los llamados "dolores de hambre", que surgen con el estómago vacío y pasan después de comer.

Otros síntomas de una úlcera péptica pueden ser los siguientes síntomas:

  • acidez estomacal y / o eructos agrios,
  • pérdida de peso
  • náuseas y vómitos después de comer,
  • diarrea causada por trastornos digestivos.

Úlcera duodenal
La úlcera duodenal se caracteriza por dolor en la parte superior del abdomen y en la región epigástrica. La intensidad del dolor puede ser diferente: desde una leve severidad hasta sensaciones agudas y dolorosas. Por lo general, el dolor aparece o aumenta con el esfuerzo físico, los descansos prolongados al comer, comer alimentos picantes y también alcohol. Además, hay trastornos digestivos, que se manifiestan por diarrea. Las exacerbaciones de esta enfermedad a menudo se asocian con la temporada, apareciendo principalmente en el período otoño-primavera.

Pancreatitis
El proceso inflamatorio que afecta al páncreas se llama pancreatitis.

En la forma aguda de esta patología, el dolor abdominal es un síntoma constante y principal. Muy a menudo, es permanente (definido como cortante o contundente), y aumenta con la progresión de la enfermedad, a veces incluso provocando un shock. El dolor se localiza con mayor frecuencia en el hipocondrio izquierdo o derecho, en la parte alta del estómago. Con la derrota de toda la glándula, el dolor es el herpes zóster.
También se caracteriza por síntomas como:

  • hipo
  • boca seca
  • eructos
  • náuseas
  • vómitos frecuentes con una mezcla de bilis, sin alivio.

Además, los pacientes están preocupados por las heces líquidas o blandas, en las que se determinan las partículas de alimentos no digeridos. A menudo, las heces tienen un olor desagradable y una textura espumosa.

En las formas crónicas de pancreatitis, los pacientes (incluso durante la remisión) a veces sienten dolor sordo, náuseas, se quejan de estreñimiento o, por el contrario, heces abundantes y abundantes de naturaleza blanda y "gorda". Tales heces apenas se lavan con agua, lo que está directamente relacionado con la mala digestibilidad de las grasas. La aparición de dicha diarrea generalmente indica una violación muy grave de la función digestiva del páncreas.

Hepatitis
La hepatitis es una inflamación del tejido hepático. La forma aguda de esta enfermedad es más característica de la hepatitis viral, así como de las patologías causadas por envenenamiento con venenos fuertes.

La forma aguda de hepatitis se caracteriza por un marcado deterioro en el estado general del paciente, el rápido desarrollo de signos de intoxicación corporal general y la función hepática deteriorada. Hay un aumento en la temperatura corporal y, en algunos casos, la aparición de coloración ictérica de la piel.

La hepatitis crónica se desarrolla, por regla general, gradualmente, por ejemplo, en envenenamiento crónico con alcohol etílico, o es consecuencia de hepatitis aguda (por ejemplo, en hepatitis viral B o D).

Las manifestaciones clínicas de la hepatitis crónica son escasas y la enfermedad puede ser asintomática durante mucho tiempo sin manifestarse.

Los síntomas de una hepatitis crónica de larga duración incluyen:

  • agrandamiento persistente del tamaño del hígado,
  • dolor sordo en el hipocondrio derecho,
  • poca tolerancia a los alimentos grasos, que pueden causar diarrea.

Pero la mayoría de las veces la diarrea ocurre con la hepatitis A viral. Esta enfermedad se desarrolla de manera violenta y aguda.
Sus principales síntomas son:
  • malestar general,
  • dolor muscular
  • fiebre
  • vómitos
  • diarrea
  • dolor sordo en el hipocondrio derecho,
  • mancha oscura de orina,
  • a veces ictericia

En la infancia, la hepatitis A se tolera con relativa facilidad, y estos pacientes generalmente se recuperan en 1-3 semanas. Pero los adultos siempre sufren de hepatitis A en una forma severa y a menudo complicada.

Cirrosis
La cirrosis hepática es una enfermedad caracterizada por el reemplazo de células hepáticas normales con tejido conectivo, lo que conduce a la pérdida de la función hepática.

Los síntomas de la cirrosis incluyen:

  • hinchazón
  • intolerancia al alcohol y a los alimentos grasos,
  • náuseas
  • vómitos
  • dolor y sensación de pesadez en el hipocondrio derecho.

Además, la cirrosis se caracteriza por síntomas tan comunes como:
  • debilidad
  • discapacidad
  • trastornos digestivos, como diarrea,
  • fiebre
  • dolor articular
  • flatulencia
  • perdiendo peso

Enfermedad de Crohn
La enfermedad de Crohn es una inflamación crónica del tracto gastrointestinal, que puede afectar a casi todos sus departamentos, comenzando por la boca y terminando con el sigmoide y el recto.

El síntoma principal de esta patología es el dolor abdominal tipo calambre, que a menudo puede simular apendicitis aguda. Además, la enfermedad de Crohn se manifiesta por diarrea persistente y flatulencia. También se caracteriza por inflamación y grietas en el ano.

Dichos pacientes pierden peso rápidamente, muestran signos de hipovitaminosis y trastornos metabólicos de diversa gravedad.

Signos extraintestinales de la enfermedad de Crohn:

  • fiebre
  • anemia
  • inflamación oral
  • artritis
  • daño ocular (uveítis, iridociclitis, epiescleritis).

Colitis
La colitis es una lesión inflamatoria limitada del colon.
Síntomas de colitis:
  • necesidad frecuente de defecar,
  • distensión abdominal y retumbos
  • heces sueltas, que a veces contienen moco y sangre,
  • dolor abdominal

La enfermedad puede ser aguda y durar solo unos pocos días. Pero en la forma crónica de colitis, los síntomas enumerados pueden molestar al paciente durante varias semanas y, a veces, meses.

Colitis ulcerosa
La colitis ulcerosa inespecífica se llama inflamación crónica con la aparición de ulceraciones en el revestimiento interno del colon y el recto.

La principal manifestación de la colitis ulcerosa son las heces sueltas frecuentes con sangre, pus o moco, así como el sangrado espontáneo del ano. En casos severos, la frecuencia de las deposiciones puede llegar a 20 o más veces al día, incluso durante el período de descanso nocturno.

Además, en la colitis ulcerosa, los pacientes se quejan de los siguientes síntomas:

  • dolor abdominal intenso con calambres, que aumenta después de comer,
  • falso impulso de defecar,
  • sensación de evacuación intestinal incompleta,
  • fiebre con una temperatura de 37 ° C a 39 ° C, dependiendo de la gravedad de la enfermedad,
  • pérdida de apetito o falta de él,
  • pérdida de peso con curso severo y prolongado,
  • síntomas de deshidratación parcial,
  • debilidad general
  • dolor articular

Síndrome de intestino irritable
Los signos de esta patología son dolor o molestias en el abdomen, así como cambios bruscos en las heces. La defecación puede ocurrir muy raramente (menos de tres veces a la semana) o, por el contrario, a menudo (más de tres veces al día). La consistencia de las heces también se vuelve inestable: "ovejas", heces acuosas sólidas o no formadas con moco. Además, hay deseos imperativos y esfuerzo durante las deposiciones, una sensación de vaciado incompleto de los intestinos y distensión abdominal.

En pacientes con síndrome del intestino irritable, con mayor frecuencia hay disfunciones del esófago y el estómago, fatiga crónica, dolor en los músculos esqueléticos, dolores de cabeza y dolor de espalda. Los síntomas psiquiátricos como la ansiedad o la depresión también se notan a menudo.

Síndrome de malabsorción

El síndrome de malabsorción se denomina violación de la absorción de nutrientes en el intestino. Esta patología se caracteriza por la presencia de heces líquidas, que al inicio de la enfermedad pueden ser irregulares y luego se vuelven casi constantes. Además, a menudo se encuentran formas menos pronunciadas de la enfermedad, en las que las heces rápidas y fluidas con flatulencia pronunciada y la liberación de gases malolientes surgen solo temporalmente.

Los signos relacionados del síndrome de malabsorción incluyen síntomas como:

  • somnolencia
  • apatía
  • sed
  • fatiga
  • reducción de peso
  • debilidad muscular
  • piel seca
  • fenómenos de estomatitis en el campo de los órganos orales,
  • desarrollo de glositis (inflamación de la lengua) con el color rojo brillante de la lengua y la suavidad de sus papilas.

Cáncer rectal

El sangrado es uno de los síntomas más frecuentes y persistentes del cáncer colorrectal. Este síntoma ocurre tanto en las etapas iniciales como posteriores de la enfermedad, y se observa en la gran mayoría de los pacientes. La intensidad de la hemorragia intestinal con cáncer rectal generalmente es insignificante: la mayoría de las veces, la sangre se encuentra en forma de impureza en las heces o en forma de coágulos oscuros individuales. Además, su apariencia es intermitente. A diferencia del sangrado de las hemorroides, la secreción de sangre durante el cáncer precede a las heces o ocurre simultáneamente con la defecación, mezclándose con las heces.

El segundo síntoma más común del cáncer colorrectal son varios trastornos de la función intestinal:

  • cambios en los ritmos de las deposiciones,
  • cambios en forma de heces,
  • diarrea
  • estreñimiento
  • incontinencia de heces y gases.

Los falsos impulsos frecuentes para defecar (tenesmo) son más desagradables y apenas tolerados por los pacientes. A menudo también van acompañados de la liberación de pequeñas cantidades de sangre, pus y moco. Después del acto de defecación, estos pacientes no sienten alivio, todavía tienen la sensación de la presencia de un cuerpo extraño en el recto. Tales falsos deseos pueden ocurrir de 3 a 15 veces por día.

Tirotoxicosis

La tirotoxicosis, o hipertiroidismo, es una condición que ocurre cuando la producción de hormonas tiroideas aumenta patológicamente.

Esta enfermedad se caracteriza por una serie de síntomas:

  • aumentando la tasa metabólica en el cuerpo,
  • pérdida de peso, a pesar de una ingesta adecuada de alimentos y buen apetito,
  • intolerancia al calor y sudoración,
  • agrandamiento de la glándula tiroides
  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • sensación de latidos cardíacos en la cabeza, abdomen, cuello,
  • síntomas de insuficiencia cardíaca crónica
  • aumento del apetito
  • diarrea o estreñimiento
  • episodios de dolor abdominal,
  • a veces vómitos
  • inestabilidad emocional, ansiedad,
  • dedos temblorosos
  • en mujeres - trastornos menstruales hasta su terminación,
  • en los hombres, una disminución en la potencia,
  • fatiga y debilidad muscular.

Enfermedad renal

De todas las patologías renales, las heces líquidas se encuentran con mayor frecuencia con uremia, la última etapa del desarrollo de insuficiencia renal. La uremia ocurre cuando varias enfermedades renales crónicas, como la glomerulonefritis, la pielonefritis, la amiloidosis renal, se descontrolan por completo.

Cuando esto sucede, el autoenvenenamiento del cuerpo por los productos de la descomposición de proteínas, que normalmente deben excretarse a través de los riñones. La insuficiencia renal severa deteriora severamente la función de excretar desechos nitrogenados del cuerpo, y comienzan a penetrar en el torrente sanguíneo.

La defecación con diarrea urémica puede ser de hasta 2-3 veces al día, las heces tienen un color oscuro y un olor fétido. El abdomen en tales pacientes está hinchado, hay flatulencia pronunciada, puede haber regurgitación y vómitos frecuentes, hay una placa gris en la lengua y el olor a amoníaco se siente claramente en la boca del paciente.

Envenenamiento agudo

La intoxicación química aguda siempre tiene un efecto notable en la función del tracto gastrointestinal. La diarrea, como síntoma característico, suele estar presente en el envenenamiento por mercurio o arsénico.

Los primeros signos de intoxicación aguda por mercurio aparecen varias horas después de que comienza.

Síntomas de intoxicación aguda por mercurio:

  • dolor de cabeza
  • debilidad general
  • dolor al tragar
  • falta de apetito
  • sabor metálico en la boca
  • aumento de la salivación
  • náuseas y vómitos
  • hinchazón y sangrado de las encías.

Además, en la mayoría de los casos, hay dolor intenso en el abdomen y diarrea mucosa, a menudo con sangre. También se observa inflamación pulmonar, hinchazón del tracto respiratorio superior, dolor en el pecho, tos, falta de aliento, escalofríos intensos y fiebre de hasta 38–40 ° C.

Los siguientes síntomas son característicos de la intoxicación aguda por arsénico:

  • vómitos con color verdoso de vómito,
  • dolor abdominal
  • diarrea profusa
  • deshidratación severa
  • depresión del sistema nervioso central
  • garganta seca, a pesar del aumento de babeo,
  • calambres y parálisis en los músculos de la pantorrilla,
  • decoloración de la piel y las membranas mucosas,
  • anemia
  • agotamiento del cuerpo
  • olor a ajo de la boca.

Intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria a ciertas sustancias generalmente se determina genéticamente. En tales personas, el cuerpo no puede producir las enzimas necesarias para la absorción de ciertos compuestos químicos.

Uno de los tipos más comunes de intolerancia alimentaria es la deficiencia de lactasa, una violación de la producción de lactasa, una enzima que es necesaria para la descomposición de la lactosa (azúcar de la leche).

Al comer alimentos que contienen lactosa, estos pacientes experimentarán los siguientes síntomas:

  • hinchazón
  • flatulencia
  • diarrea
  • dolor abdominal
  • a veces vómitos

En niños pequeños, la deficiencia de lactasa también puede manifestar ansiedad, llanto después de comer y estreñimiento crónico.

Otra enfermedad relacionada con la intolerancia alimentaria es la enfermedad celíaca. Se desarrolla en los casos en que las enzimas del cuerpo humano no pueden descomponer el gluten (gluten), que está contenido en los cereales (centeno, trigo, cebada).

La presencia de esta patología generalmente se determina en el primer año de vida de un niño, y a menudo coincide con la introducción de alimentos complementarios que contienen productos de harina en su dieta. Hay un taburete espumoso abundante y rápido con un olor picante, que tiene un tono claro o grisáceo y una consistencia grasa. En este caso, no se encuentran microorganismos patógenos en las heces. El niño se pone pálido, letárgico, pierde peso corporal y comienza a negarse a comer. Con el tiempo, se puede desarrollar distrofia, y el niño adquiere una apariencia típica de la enfermedad: agotamiento severo, membranas mucosas de colores brillantes y un marcado aumento en el abdomen.

Falta de vitaminas

De la hipovitaminosis, la deficiencia de vitamina PP, también llamada niacina o ácido nicotínico, con mayor frecuencia provoca diarrea. Esta patología conduce al desarrollo de un cuadro clínico claramente definido, conocido como pelagra (piel rugosa).

Una tríada de síntomas característicos de la deficiencia de vitamina PP:

  • dermatitis
  • diarrea
  • demencia

Incluso con una dieta completamente adecuada y nutritiva, la inclusión en la dieta de un nuevo plato puede causar alergias alimentarias y, como resultado, diarrea. Además, hay una serie de medicamentos, cuyo uso también puede provocar reacciones alérgicas en forma de heces líquidas.

En las alergias, la diarrea es mixta e intermitente, y en las heces hay moco y restos de comida no digerida. Tales malestares estomacales en el momento de su aparición a menudo coinciden con otras manifestaciones alérgicas:

  • urticaria
  • conjuntivitis alérgica
  • angioedema, etc.

Uno de los tipos más seguros de diarrea es funcional. Muy a menudo ocurre en respuesta a estados estresantes. Es decir, el movimiento intestinal ocurre con mucha más frecuencia si una persona está preocupada.

En el mundo moderno, uno puede encontrar miles de razones para el desarrollo de la tensión nerviosa, y las personas que están predispuestas a la llamada "enfermedad del oso" pueden experimentar diarrea en situaciones estresantes.

El trastorno del intestino en tales casos se debe a una mayor liberación de la hormona del estrés: la adrenalina en la sangre. Esta sustancia también afecta los intestinos, haciendo que se encoja intensamente, lo que lleva a su limpieza acelerada en forma de diarrea.

Heces sueltas durante el embarazo

Muchas mujeres embarazadas durante el embarazo sufren de diarrea debido a la cantidad insuficiente o, por el contrario, la cantidad excesiva de alimentos consumidos, así como al incumplimiento del régimen diario correcto. Además, durante el embarazo, las mujeres suelen desear comer alimentos no naturales o generalmente no comestibles. Esto también puede desencadenar diarrea.

El embarazo se asocia con una extensa alteración hormonal del cuerpo de la mujer y, a menudo, con una disminución de las funciones del sistema inmunitario. Todo esto lleva al hecho de que en este período, el cuerpo femenino se caracteriza por hipersensibilidad a agentes infecciosos y toxinas alimentarias. También a veces la aparición de diarrea durante el embarazo contribuye a la toxicosis.

En algunos casos, la diarrea en mujeres embarazadas no conlleva ningún peligro. Por el contrario, funciona para el bien del organismo, ayudando a su limpieza antes del parto y a reducir la presión excesiva en la cavidad abdominal y en el área pélvica. Muchas mujeres en trabajo de parto reciben enemas específicamente antes del parto para limpiar completamente los intestinos, y la diarrea leve antes del próximo ejercicio es un fenómeno natural planeado por la naturaleza, por lo que no debe preocuparse demasiado.

Pero si la intoxicación infecciosa, alimentaria u otra causó la aparición de heces líquidas, entonces en este caso es necesario consultar con el médico tratante, ya que esta condición puede amenazar tanto a la madre como a su feto.

¿Cuándo necesito ver a un médico para trastornos intestinales?

A menudo existe la opinión de que la diarrea es una violación menor que puede desaparecer por sí sola. A veces resulta ser cierto, pero, sin embargo, en algunos casos es necesario consultar a un médico sin falta.

Razones para ir al médico por diarrea:

  • La duración de la diarrea es de más de cuatro días.
  • aparición de sangre o moco en las heces
  • heces oscuras y alquitranadas,
  • un fuerte aumento de la temperatura corporal
  • la aparición de dolor severo en el estómago,
  • náuseas y vómitos

Llamar a una ambulancia, o ir urgentemente al hospital es necesario en los siguientes casos:
1. Diarrea persistente prolongada en una persona con una enfermedad crónica, un niño, una persona mayor o una mujer embarazada.
2. Cuando la diarrea se asocia con discapacidad visual, dificultad para tragar y hablar. Estos pueden ser síntomas de botulismo, una forma rara de intoxicación alimentaria, que generalmente se asocia con el uso de alimentos mal conservados.

¿Qué es la diarrea peligrosa?

Una de las complicaciones más peligrosas del malestar intestinal es la deshidratación. Con mayor frecuencia se desarrolla en los niños mayores y jóvenes. Si no toma medidas urgentes para corregirlo, en algunos casos puede ser fatal.

El agua potable normal en su composición no contiene azúcares y sales minerales, que en la diarrea, el cuerpo pierde a un ritmo elevado. Las medidas destinadas a compensar estas pérdidas son muy importantes. Para hacer esto, debe usar una gran cantidad de líquidos que contengan estas sustancias. Estas pueden ser soluciones especiales de rehidratación, bebidas de frutas, té con azúcar, caldos, agua mineral o incluso agua ligeramente salada con glucosa. Si el vómito se asocia con diarrea, en el intervalo antes de ir a la clínica, es mejor tomar al menos una pequeña cantidad de tales líquidos cada cuarto de hora.

Tratamiento de la diarrea

Los comerciales de televisión que anuncian numerosos remedios para el malestar intestinal a menudo nos engañan. Las heces líquidas son una consecuencia, es un síntoma de cualquier enfermedad. Es por eso que para su tratamiento efectivo es necesario, en primer lugar, combatir su causa, que en muchos casos solo puede ser establecida de manera confiable por un médico después de un examen exhaustivo del cuerpo.

En cualquier caso, con la aparición de heces líquidas, debe seguir algunas recomendaciones generales:

  • hay un poco pero a menudo
  • rechazar la leche, el café, los alimentos grasos, el alcohol y fumar,
  • Se recomienda comer arroz hervido, plátanos, galletas, puré de manzana,
  • A los primeros signos de intoxicación, puede tomar carbón activado.

Características de la diarrea, provocada por varios factores.

Con diarrea, los siguientes procesos ocurren en el cuerpo:

  • aumento de la secreción de sales, agua dentro de la cavidad intestinal,
  • interrupciones en el proceso de absorción de alimentos (digeridos) de la cavidad intestinal,
  • motilidad intestinal acelerada,
  • violación de la digestión de los alimentos.

Oka La diarrea causada por infecciones intestinales agudas, se produce debido al impacto de diferentes microorganismos en el tracto gastrointestinal. Los microbios producen toxinas que paralizan los intestinos. Por lo general, cuando la diarrea OCI tiene una forma aguda, a veces se convierte en crónica (con disentería).

La diarrea puede ser de dos tipos:

  1. Con la presencia de heces acuosas. Tales heces pueden ser desencadenadas por virus, bacterias que liberan toxinas (Vibrio cholerae). En las heces hay sal, agua, que la membrana intestinal ha asignado después de la exposición a los parásitos.
  2. Con la presencia de sangrado. Este tipo de salmonella, disentería. El sangrado ocurre como resultado de la destrucción de la mucosa intestinal a través de las bacterias que la han penetrado.

Disbacteriosis Se caracteriza por una violación de la microflora intestinal normal (marcada por el crecimiento de bacterias que no son características de la microflora intestinal, una disminución en el número de microbios "beneficiosos". La diarrea se caracteriza por un curso crónico. La diarrea puede durar tres días o más.

Enfermedades crónicas del tracto digestivo. La diarrea puede durar todo el día con diversas enfermedades del tracto gastrointestinal:

  • enteritis crónica
  • Enfermedad de Crohn
  • colitis crónica
  • colitis ulcerosa

Heces sueltas o diarrea

Las heces líquidas son un estado normal del cuerpo, que se acompaña de la eliminación de una gran cantidad de heces líquidas debido a las necesidades fisiológicas del cuerpo. Una persona debe tener una silla todos los días o dos veces al día, pero no con mayor frecuencia. Normalmente, las heces tienen una consistencia densa, pero a veces son ligeramente líquidas, pero no acuosas. Si las heces ocurren en una persona más de 3-4 veces al día, entonces ya puede hablar sobre diarrea o diarrea.

La diarrea es un síntoma de mal funcionamiento de los intestinos o enfermedades del cuerpo.

Distinguir estos dos conceptos a veces es difícil, pero posible. Para esto, es necesario tener en cuenta criterios como:

  • frecuencia de las heces
  • consistencia
  • color y olor
  • síntomas adversos (giros estomacales, flatulencia, dolor al defecar, debilidad, náuseas),
  • presencia de inclusiones en las heces (moco, pus, sangre, residuos de alimentos no digeridos).

Dependiendo de qué indicadores están ausentes o no corresponden a la norma, se puede argumentar que se trata de heces líquidas, pero no diarrea o viceversa.

Y para distinguir las heces líquidas de la diarrea, puede usar la tabla a continuación.

Si en todos los aspectos se puede ver que se trata de heces líquidas, entonces no hay motivo de preocupación para un adulto. Pero si se diagnostica diarrea, es mejor consultar a un médico para evitar consecuencias indeseables de este fenómeno. Él le dirá qué hacer en este caso y cómo tratar la diarrea.

¿Qué causa las heces sueltas?

Las causas de las heces sueltas diarias pueden ser completamente diferentes. A saber:

  1. Uso de alcohol El hígado está tratando de eliminar activamente el "veneno" del cuerpo y, por lo tanto, produce una mayor cantidad de enzimas que aceleran el proceso de defecación. Las heces debido a esto a menudo se vuelven líquidas. Es suficiente esperar hasta que termine la resaca y las heces sueltas se endurezcan.
  2. Reacciones alérgicas en componentes alimenticios, o en ciertos tipos de alimentos.
  3. Insuficiencia hormonal Las hormonas como la tiroxina y la triyodotironina influyen activamente en los órganos del tracto digestivo y sus actividades. Los problemas con su desarrollo pueden servir para que la silla se vuelva más líquida.
  4. Estrés persistente y tensión nerviosa.
  5. Síndrome turístico Cuando una persona entra en un clima desconocido para ella y comienza a tomar un alimento completamente nuevo, el cuerpo se adapta por primera vez y las heces líquidas son prueba de ello. Tarda varios días y las heces adquieren una consistencia normal.
  6. El uso constante de una gran cantidad de productos de origen vegetal.
  7. La consecuencia de antibióticos prolongadosoprimiendo la microflora intestinal. Su ingesta constante siempre causará una reacción de tal organismo.
  8. Enfermedades infecciosasafectando el tracto intestinal.
  9. Intolerancia a ciertos alimentos. Si el cuerpo no produce suficientes enzimas para digerir cualquier producto, las heces líquidas no tardarán en esperar.
  10. Muy a menudo heces sueltas que preceden al momento del nacimiento, como una forma de limpiar el cuerpo.

¿Qué causa la diarrea?

La diarrea difiere de las heces sueltas en que hay mucha descarga acuosa, los viajes al baño son más de cinco veces al día, se sienten constantemente dolor de estómago y debilidad, se notan síntomas de intoxicación, a saber:

  • náuseas
  • vómitos
  • palidez de la piel,
  • orina oscura
  • aumento de temperatura
  • heces mezcladas con moco, pus o incluso sangre.

La diarrea es un signo de una enfermedad grave o una condición patológica de los órganos del tracto digestivo. La diarrea puede causar:

  1. Enfermedades infecciosas como el cólera, salmonella, shigelez, fiebre tifoidea. Cada una de estas enfermedades diferirá en la naturaleza de las heces, su consistencia, color, olor, tenesmo, los síntomas característicos de la enfermedad pueden estar presentes.
  2. Hepatitis viral
  3. Hemorragia gastrointestinal. Es extremadamente peligroso para el cuerpo y se caracteriza por una diarrea negra característica.
  4. Operaciones sobre los órganos digestivos: el páncreas, el estómago, los intestinos, el hígado.
  5. Enfermedad de Crohn.
  6. Diverticulosis
  7. Colitis ulcerosa inespecífica.
  8. Cáncer de intestino

Peligro de diarrea prolongada en un niño.

Si la diarrea no es en un adulto, sino en un niño, debe tener cuidado. Si la diarrea es fuerte y dura 2, 3, 4 días, pueden aparecer signos de deshidratación. Esta condición es peligrosa la aparición de disfunción de todos los órganos internos. Cuando se observa diarrea durante un tiempo prolongado en un niño, es necesario controlar de cerca su condición, cualquier cambio o desviación de la norma. Se debe llamar al médico en el caso de que la diarrea no se detenga durante varios días, haya dolor en el abdomen.

Si la diarrea no desaparece durante una semana, se produce deshidratación, lo que no es seguro, especialmente para el cuerpo de un niño. Un bebé puede perder aproximadamente el 3% de su peso. Para determinar el balance de humedad se debe controlar la frecuencia, la cantidad de micción. Los síntomas de ansiedad son:

  • oscurecimiento de la orina,
  • orina concentrada
  • largos descansos entre micciones (más de 8 horas).

Al mismo tiempo, el paciente tiene lo siguiente:

  • nerviosismo
  • boca seca
  • mareos
  • depresión
  • trastorno de orientación

Si la diarrea no se detiene durante la semana, puede causar un coma, la muerte sin un tratamiento oportuno. No es necesario posponer el viaje al especialista, si el niño con diarrea acuosa, el líquido excretado tiene un color verdoso.

Primeros auxilios para la diarrea

Si tiene diarrea prolongada, debe visitar a un especialista para determinar la causa de su aparición, la selección de un tratamiento adecuado. La duración de la diarrea debe ser el impulso para la decisión sobre el diagnóstico, el tratamiento. No es necesario soportar la diarrea todos los días. Puede intentar eliminar este síntoma desagradable usted mismo, para esto necesita:

  1. Tome el sorbente de drogas ("Smekta", "Carbón activado", "Filtrum-Ste").
  2. Beba mucha agua (hervida), té débil, débil. Esto ayudará a prevenir la deshidratación.
  3. Para restaurar el suministro de nutrientes perdidos, minerales, vitaminas, se recomienda tomar infusiones de hierbas. En presencia de temperatura, es útil beber té con grosellas, tilo.
  4. Enema de limpieza (se puede poner 1 vez). A través de un enema de limpieza, eliminamos las bacterias de los intestinos. Además, este procedimiento ayuda a reducir la temperatura debido a la absorción de agua en la pared intestinal.

La necesidad de una dieta para la diarrea.

También dieta importante para la diarrea. La diarrea pasada puede regresar después de la ingestión de las sustancias que la provocaron (alimentos de baja calidad, medicamentos, bacterias). Una vez aprobado el tratamiento recomendado por un especialista, debe estar más atento a su cuerpo. Para restaurar el funcionamiento normal del tracto digestivo, es necesaria una dieta. Sus expertos recomiendan observar pacientes adultos y niños.

La dieta se basa en el uso de una gran cantidad de líquido. Después de la diarrea, el paciente debe seguir las reglas básicas de nutrición:

  1. Para consumir alimentos líquidos (puré ligeramente triturado, sopas bajas en grasa, caldos).
  2. Las gachas de cereales se deben cocinar mucosas, semi-mucosas. Está prohibido usar granos grandes, para no dañar la pared intestinal.
  3. Debe comer alimentos que contengan mucha fibra (frutas secas, plátanos, manzanas).
  4. El pan se debe comer blanco, salvado.
  5. Puedes comer carne magra, pescado.

De los productos habituales deben excluirse:

  • verduras, frutas (frescas),
  • comida enlatada, carnes ahumadas,
  • alimentos secos
  • té (verde), café,
  • condimento
  • sal, azúcar en grandes cantidades,
  • productos lácteos
  • refresco
  • alimentos grasos

Tratamiento farmacológico de la diarrea.

Si la diarrea no pasó al tercer o cuarto día, comuníquese con los especialistas para averiguar el motivo. Después del diagnóstico, la aclaración de la causa que provocó la aparición de diarrea, el médico prescribirá el tratamiento adecuado. Por lo general, consiste en aceptar tales medios:

  1. Sorbentes (Smekta, Carbón Activado).
  2. Medicamentos antidiarreicos (Imodium, Loperamide).
  3. Fármacos destinados a restaurar el equilibrio iónico ("Regidron"). Son necesarios después de la deshidratación.
  4. Pro / prebióticos (Linex, Bifiform). Son necesarios para restaurar la microflora dentro del intestino.

Si la diarrea tiene una naturaleza infecciosa del desarrollo, el especialista prescribe:

  1. Antisépticos intestinales ("Sulgin", "Ftalazol", "Furazolidona").
  2. Antibióticos (macrólidos, tetraciclinas, amoxicilinas).

No use estos medicamentos para automedicarse para la diarrea. Cada uno de los medicamentos debe seleccionarse teniendo en cuenta características tales como: la condición del paciente, la causa de la diarrea.Los medicamentos son recetados por un curso que debe seguirse hasta el final y no detenerse después de la desaparición de un síntoma desagradable (diarrea). Además, no te olvides de la dieta. Es un aspecto importante en el tratamiento de trastornos del tracto gastrointestinal.